MICROBIOTA INTESTINAL BACTERIANA en la salud

microbiota

La microbiota es un conjunto de bacterias; cuando nos referimos a la microbiota intestinal, estamos hablando de las bacterias que habitan en nuestros intestinos.

Nuestro organismo está lleno de bacterias, que contrario a lo que podríamos pensar, son necesarias para nuestra buena salud.




En el intestino humano se encuentran al menos 100 billones de gérmenes vivos, que corresponden al menos a tres millones de genes.

Hasta hace poco se consideraba que estos microorganismos no eran cultivables, lo que dificultaba su estudio. En la actualidad, gracias a los avances de la metagenómica (estudio de material genético de las bacterias), se están empezando a cultivar algunas de ellas, aunque en condiciones especiales, y se han podido estudiar los genes de estas bacterias.

FLORA INTESTINAL NORMAL




Una flora intestinal normal ayuda a fortalecer las defensas, a la buena absorción de los nutrientes y al crecimiento.

Mientras que afecciones como la obesidad, el asma, el hígado graso no alcohólico y las enfermedades inflamatorias sistémicas se relacionan con alteraciones de la microbiota.

 




Para mantener una microbiota bacteriana normal, se deben tener en cuenta factores genéticos, medioambientales y alimenticios.

Es por eso, que en gran parte cada persona puede controlar su enterotipo (composición bacteriana).

La cantidad y calidad de los microbios en nuestro intestino está determinado en gran parte por la cantidad y calidad de alimentos que ingerimos. La diversidad de la microbiota se va robusteciendo con el paso del tiempo, pero una parte está determinada por la microbiota adquirida en la primera infancia; una diversidad microbiana enriquecida protege al organismo de diferentes enfermedades.

Una dieta alta en grasas y azúcares, y baja en vegetales, altera la composición de la microbiota, afectando el metabolismo y aumentando la adiposidad.

Nuestra salud depende en gran parte de la simbiosis o armonía entre nuestro intestino y los microorganismos que la habitan.

No todas las bacterias tienen la misma capacidad para fermentar los carbohidratos. Determinadas bacterias como las Bifidobacteria y los Bacteroides ssp. se pueden considerar como protectoras de la obesidad, ya que se consideran bacterias más eficientes a la hora de degradar los carbohidratos.

Funciones de la microbiota intestinal

  1. Función metabólica frente a la mejor absorción de los nutrientes, la síntesis de los ácidos grasos de cadena corta y la fermentación de alimentos no digeribles.
  2. Protectora frente a las toxinas y las bacterias patógenas.
  3. Inmunitaria, protegiendo al organismo del ataque de los virus y bacterias.
  4. De mantenimiento de la mucosa intestinal, su maduración, su espesor y su actividad enzimática.

cómo mantener una microbiota equilibrada




La composición de la microbiota intestinal cambia durante el transcurso de la vida, dependiendo de la edad, la alimentación y el medio ambiente.

La composición microbiana en cada ser humano es diferente de la de los demás, pero existen factores que influyen en ella que todos podemos controlar para mantenernos sanos.

El equilibrio de la microbiota intestinal se puede conseguir mediante:

La alimentación

Desde el nacimiento, la flora intestinal de una persona empieza a componerse por la clase de leche con la que es alimentado, ya sea materna o formulada; y estos primeros microorganismos estarán presentes en gran parte durante el transcurso de toda la vida.

Durante el resto de la vida, la cantidad y calidad de las bacterias esta determinada por la cantidad de alimentos ingeridos, así como por la calidad, ya que una dieta rica en fibra, prebióticos y probióticos y baja en azúcares, grasas y proteínas animales, contribuye a la formación de una microbiota equilibrada y sana.

  • Prebióticos: son carbohidratos complejos, que contribuyen a la formación de bacterias benéficas a nivel del colon.
  • Probióticos: son bacterias buenas “vivas” que podemos consumir especialmente a través de los alimentos fermentados o suplementos. Ejercen un efecto beneficioso para la salud, pero deben ser consumidos con regularidad para obtener sus beneficios, ya que su paso por la microbiota es transitorio.

Simbióticos

En el tratamiento de la disbiosis (desequilibrio microbiano), para restaurar la flora intestinal, después de una enfermedad, una diarrea, infección o el consumo de antibióticos; se puede manejar a través del suministro de simbióticos que contienen tanto prebióticos como probióticos. (Éste debe ser manejado por su médico).

Trasplante fecal

Esta es una terapia que se practicaba en el siglo IV en China pero que se tenía en el olvido, y que ahora la medicina la ha retomado en el tratamiento específico de infecciones por la bacteria C. difficile, pero que se está estudiando su aplicación y efectividad en otros trastornos de la microbiota intestinal bacteriana.

Referencias

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0375090613001468

https://www.biocodexmicrobiotainstitute.com/

 

más para ti

Subscríbete a nuestro boletín y recibe todas nuestras entradas en tu correo electrónico:

* Los datos personales serán encriptados

Related Posts

Leave a comment